Todo sobre la celulitis Mariche Correcher

Todo lo que necesitas saber de la celulitis

Sin duda este es uno de los problemas estéticos que más preocupa a la mujer, y no es para menos, pues casi ninguna se libra de ella. Así es, la celulitis es un “denominador común” en la mayoría de las mujeres, debido a la estructura natural de su piel y a la distribución de su masa grasa en depósitos verticales.

¿A qué se debe?

Su formación se debe a la alteración del tejido subcutáneo que hace aumentar el volumen en unas zonas localizadas del cuerpo, producida por un incremento de la actividad del tejido adiposo, retención del liquido intersticial y posterior endurecimiento del tejido conjuntivo. Dicho así parece algo espontáneo, pero el proceso de formación de la celulitis, responde a todo un engranaje de despropósitos que originan el problema final.

Las células del tejido adiposo son las encargadas de recoger todas las sustancias nutritivas que no utiliza nuestro organismo y almacenarlas en forma de grasa como reserva de energía; un proceso que recibe el nombre de lipogénesis. En esta transformación se produce un material no reutilizable y que debe desecharse, una misión que corre a cargo de las células adiposas, utilizando como vía de transporte los vasos sanguíneos, arteriolas, capilares y vasos linfáticos.

Cuando este mecanismo falla, se produce un atasco en las vías de transporte; de manera que este material de desecho se acumula en el líquido intersticial del tejido adiposo, aumentando considerablemente su volumen. Asimismo, la dilatación del espacio intercelular hace presión sobre los vasos, cosa que aún dificulta más el drenaje. En consecuencia, las células adiposas no pueden eliminar las grasas y siguen sintetizando cada vez más.

Llegados a este punto, se produce un trastorno circulatorio que dificulta el transporte de nutrientes y oxigeno a la zona afectada, modificándose así la composición y estructura del tejido conjuntivo, que se endurece y forma unas redes complejas en las que quedan atrapados los adipósitos. Esta estructura es precisamente la que origina el aspecto granulado en el exterior de la piel, comúnmente conocido como celulitis.

Las hormonas inciden directamente en su desarrollo, pero no son las únicas involucradas. También hay que tener en cuenta que la celulitis está intimamente relacionada con factores genéticos, y aunque la herencia está implicada en las causas que la originan, lo que más fácilmente se hereda es la localización de este trastorno.

En resumen, la celulitis es un problema que afecta a casi todas las mujeres, jóvenes o de mediana edad, delgadas o con exceso de peso. Es más, el problema empeora con los años, haciéndose evidente en caderas, vientre, muslos y glúteos. Una buena estrategia para deshacerse de ella es seguir una dieta equilibrada y unos buenos tratamientos bien diagnosticados en nuestro centro médico-estético, sabiendo que contra ello hay que luchar siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *