Biolifting no invasivo

Las técnicas poco invasivas y sus beneficios

A pesar de la crisis la demanda de las técnicas menos invasivas ha aumentado en un 10 % y supera el 90% de los tratamientos estéticos totales.

Según un informe de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) el primer motivo de estas consultas es reforzar su autoestima. El segundo motivo es mejorar la imagen por cuestiones profesionales, y luego hay otros argumentos como disminuir el envejecimiento.

Los protocolos más solicitados son los implantes de sustancias biocompatibles como el ácido hialurónico de las articulaciones, los cartílagos y la piel, y la hidroxiapatita cálcica
Lo que se quiere conseguir es un rejuvenecimiento natural, remodelar y compensar los volúmenes perdidos y usar implantes vivos capaces de crear nuevo colágeno, elastina, ácido hialurónico y células madre.

Tras la etapa de la voluminización, llega la etapa de la regeneración para que sea el mismo organismo el que provoque su rejuvenecimiento.

El Biolifting

Se puede conseguir un efecto lifting sin cirugía combinando hidroxiapatita calcica y beta fosfato tricálcico (Radiesse y Atlean), biomateriales similares al hueso humano que provocan la síntesis de colágeno nuevo y producen una nueva estructura a modo de andamiaje, que sujeta el tercio medio e inferior de la cara, sin cambiar la fisonomía. Se inyectan con unas microcánulas poco traumáticas. Se suele combinar con Voluma, un nuevo acido hialurónico más denso que se utiliza para dar volumen a los pómulos.

Se necesitan 1 ó 2 sesiones con tres semanas de intervalo entre ellas. Su duración de 15 a 18 meses

Los comentarios están cerrados.