Embarazo Spa

Disfrutar del Spa durante el embarazo

Las modificaciones corporales que se producen durante el embarazo requieren del consejo profesional y la realización de determinados tratamientos hidroestéticos con un marcado carácter de prevención. Se hace necesario, pues, conocer los cambios fisiológicos que se producen durante el embarazo y que guardan relación con las posibilidades de tratamientos que se ofrecen en un Spa, para abordarlos con total garantía de seguridad y confianza.

A continuación destacamos dichas manifestaciones:

  • Modificaciones cutáneas: Especialmente la aparición del melasma y un pequeño aumento de la secreción sebácea. Con respecto a los anejos cutáneos, puede presentarse fragilidad en las uñas y un aumento de la pilosidad en mujeres que ya presentan hipertricosis. La posibilidad de aparición de estrías, cuya causa está relacionada con la producción de corticoides por la cápsula suprarrenal.
  • Contracturas musculares, más localizadas en la espalda provocadas por el sobrepeso del abdomen.
  • Alteraciones circulatorias en las piernas: Piernas pesadas y edemas.

Por todo lo anterior, podemos concretar los siguientes tratamientos para el cuidado y la prevención de las alteraciones estéticas que se han visto:

  • Tratamiento de hidratación y regeneración cutánea a nivel del rostro y del cuerpo.
  • Tratamiento enfocado a la prevención de la hiperpigmentación en el rostro con líneas cosméticas específicas y recomendación de protección solar diaria.
  • Tratamiento del control de la secreción sebácea en el rostro.
  • Cuidados de manos y pies.
  • Depilaciones.
  • Tratamiento preventivo de la aparición de estrías: mamas, abdomen, caderas y muslos.
  •  Masaje descontracturante de la espalda y masaje relajante del sistema nervioso.
  • Tratamiento para mejorar el retorno venoso y linfático en las piernas. 

Todos estos tratamientos se realizarán teniendo en cuenta unas observaciones importantes en cuanto a la utilización de los medios que habitualmente forman parte del protocolo. En general, está contraindicada:

  • La utilización de todo tipo de corrientes y radiaciones en el abdomen.
  • La aplicación de ultrasonidos y una amplia selección de aceites esenciales, para lo que se recomienda una formación rigurosa en aromaterapia que permita conocer los que son aptos en estas circunstancias o simplemente, evitarlos.

En cuanto a las técnicas hidrotermales se debe tener en cuenta la temperatura y el efecto mecánico que producen. La sauna y el baño de vapor están contraindicados puesto que puede bajar la tensión arterial, de igual forma, las envolturas corporales no se realizarán de forma general. Con respecto a los baños de burbujas o de  hidromasaje, las duchas y los chorros, se evitará aquéllos cuya presión resulte intensa. Además, es conveniente que la temperatura del agua sea tibia.

Estas técnicas hidrotermales se pueden realizar a partir del primer trimestre, en combinación con los tratamientos realizados en cabina, puesto que son una gran ayuda por el efecto relajante que ofrece a la futura mamá. En algunos Spas y balnearios, los programas para la embarazada incluyen la fisioterapia pre-parto, que se realiza dentro  y fuera de una piscina, completando así su bienestar físico.

En el caso de los balnearios, el médico hidrólogo realiza una supervisión médica previa del programa general, atendiendo a las propiedades particulares del agua mineromedicinal. Vemos así que en este programa intervienen diferentes profesionales y que todos juntos, pretenden que la clienta embarazada disfrute también de los tratamientos spa.

Pilar M. Correcher

Técnico Especialista en Estética. Fisioterapeuta, Especialista en Fisioterapia Termal y  Balneoterapia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *