T-SHAPE

Tratamiento estético de nueva generación para remodelar la figura y redefinir el rostro.

El tratamiento T-Shape combina 3 tecnologías diferentes: fotobioestimulación, masaje subdérmico y radiofrecuencia. A nivel corporal conseguimos reducir volumen

LA MEJOR SOLUCIÓN PARA REMODELAR TU CUERPO Y REJUVENECER TU ROSTRO

El tratamiento T-Shape combina 3 tecnologías diferentes: fotobioestimulación, masaje subdérmico y radiofrecuencia. A nivel corporal conseguimos reducir volumen, movilizar líquidos, eliminar grasa de zonas localizadas y de forma generalizada. Trata de forma eficaz la celulitis. A nivel facial, redefine el óvalo y compacta el tejido.

t-shape page banner

T-Shape combina 3 tecnologías diferentes:
1

Fotosbioestimulación

Dos tipos de fotobioestimulación

2

Masaje subdérmico

Asociado a impulsos dinámicos y rodillos motorizados.

3

Radiofrecuencia bipolar

Radiofrecuencia bipolar y radiofrecuencia multipolar.

LÁSER FRÍO LIPOLÍTICO

LÁSER FRÍO LIPOLÍTICO

T-Shape emite un láser frío con una longitud de onda de 640mm que activa la lipólisis del tejido graso cutáneo mediante el aumento de la permeabilidad de la membrana adipocitaria y acelerando la fragmentación de los triglicéridos en agua, glicerol y ácidos grasos, promoviendo el movimiento y eliminación de éstos. De este modo, se reduce el volumen. Los lípidos disgregados se eliminarán a través del propio metabolismo. Todo ello supondría una reducción de volumen corporal, específicamente en las áreas localizadas tratadas.

MASAJE SUBDÉRMICO

T-Shape dispone de la tecnología masaje subdérmico asistida con rodillos motorizados, asociada a cuatro posibles tipos de impulsos dinámicos. El masaje subdérmico succiona y amasa la piel para aumentar la circulación local de la sangre, estimula el drenaje linfático y moviliza el tejido graso activando el proceso de lipólisis. Disminuye el tamaño adipocitario, flexibiliza los tabiques fibrosos y alisa la superficie de la piel. También puede tonificar la musculatura o descontractura.

RADIO FRECUENCIA

T-Shape genera una señal de radiofrecuencia con una corriente alterna de 1.5 MHz, que penetra a 5-10mm de profundidad con posibilidad de emitir en modalidad bipolar o multipolar. El contacto de la radiofrecuencia con la impedancia del tejido provoca calor. La piel al ser rica en colágeno, si se calienta por encima de los 50º se desnaturaliza inmediatamente, los tejidos se contraen y redensifican. En respuesta al calor inicial se produce la formación de nuevo colágeno, dando como resultado una piel mucho más firme, tersa y rejuvenecida.

Contacta
con Mariche Correcher

Otros tratamientos con tecnología avanzada